Publicidad:
La Coctelera

Red Latina sin fronteras

redlatinasinfronteras@yahoo.es

23 Diciembre 2012

México: Reflexiones de un trabajador

Por Alfredo Herrera

Todavía en los años ochenta era relativamente fácil encontrar trabajo, en estado de México existían corredores industriales muy importantes en Naucalpan, Tlalnepantla, Vallejo etc, hoy sólo quedan unas cuantas fabricas o talleres. Las grandes construcciones fabriles se han convertido en terrenos baldíos donde se construirán seguramente departamentos en condominio, (cuyos precios tan elevados será imposible que la clase trabajadora pueda obtener) o cuando mucho se convertirán en gigantescas bodegas de almacenamiento de mercancías.

Con la llegada de Miguel de la Madrid, comenzó el desmantelamiento de las industrias que daban empleo a miles de trabajadores y trabajadoras. Era extraordinario ver todos los fines de semana por la tarde las calles llenas de trabajadores para pasar un buen rato en las cantinas, los billares o los salones de baile. Aunque dejaban una parte de su salario en esos lugares, así mitigaban el cansancio, el estrés y la opresión del trabajo. En esos días, los corredores industriales tenían vida, hoy esos lugares parecen zonas desérticas, la gigantesca neblina del neoliberalismo fue cubriendo todo hasta convertir esos lugares en ruinas.

Con Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, esa tenebrosa sombra neoliberal se extendió a las empresas paraestatales y a las zonas rurales y campesinas para desbaratar las tierras comunales y los ejidos, devastando las montañas, contaminando los ríos y entregando la industria minera y siderúrgica a los extranjeros. Los  contratos colectivos más fuertes, que eran orgullo latinoamericano, comenzaron a ser destruidos paulatinamente como el de la industria hullera, las telecomunicaciones y el transporte y posteriormente la electricidad y el petróleo.

Con la alternancia del poder previamente pactada, el PRI-PAN siguieron con el plan que ya estaba trazado con años de anterioridad, planeado con paciencia y poco a poco darle entrada hoy a la Reforma Laboral e introducirnos al mundo del trabajo esclavizado y mal pagado, sin contratos colectivos (salvo los de los corporativos charros), sin prestaciones laborales, sin seguridad social y con una flexibilidad para los despidos que los patrones aplauden con entusiasmo. La ley Federal del Trabajo que por décadas de lucha y sangre se fue complementando para medio mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora fue destruida y modificada también para beneficio de los capitalistas. Dicha ley, nunca cubrió las expectativas de bienestar social que los trabajadores merecían, no obstante por los menos ofrecía un margen de lucha en aspectos laborales de despido y huelga, hoy ya no existe la menor esperanza. Es por eso que los trabajadores del país ya no queremos ni debemos intentar recuperar los precarios condiciones de trabajo perdidos, debemos avanzar ahora mucho más en nuestras aspiraciones, es la hora de organizarnos pues los trabajadores y trabajadoras tenemos un poder  en nuestras manos que si lo ponemos en practica tendríamos un mejor país, tomando  los medios de producción en nuestras manos.
 
Ya no debemos seguir como hasta ahora, una clase negada a organizarse, dejándonos dirigir por los charros, que el patrón y el gobierno controlan, destruyamos al trio que realmente es nuestro enemigo Patrón-Charro-Gobierno.

fuente:  http://www.praxisenamericalatina.org/1-13/reflexiones.html
enviado por  aaoc2010@gmail.com

servido por red-latina-sin-fronteras sin comentarios compártelo

sin comentarios · Escribe aquí tu comentario

Los comentarios están cerrados


Crea tu blog gratis en La Coctelera